7 consejos para emprender un negocio de éxito

7 consejos para emprender un negocio de éxito

Para prosperar en los negocios de hoy en día, hay que ser adaptable y tener una sólida capacidad de planificación y organización. Muchas personas inician un negocio con la expectativa de encender sus ordenadores o abrir sus puertas y producir dinero inmediatamente, solo para descubrir que ganar dinero en el negocio es considerablemente más difícil de lo que preveían. Puedes evitar esto en tus operaciones comerciales tomándote tu tiempo y estableciendo todos los procedimientos esenciales para el éxito.

Independientemente del tipo de negocio que desees establecer, la utilización de los siete consejos siguientes pueden ayudarte a tener éxito.

1. Identificar el mercado adecuado

Lo ideal es lanzar tus productos o servicios en un mercado joven y en rápida expansión. En sectores más maduros, necesitarás una ventaja competitiva para destacar, como la innovación del producto o servicio.

Eso significa que debes contratar a una empresa de investigación profesional que te ayude a adquirir toda la información posible para identificar tu mercado potencial, como los puntos fuertes y débiles de tus competidores y el tiempo necesario para crear tu producto. Ten en cuenta que no harás ninguna venta durante este periodo.

2. Contrata a las personas adecuadas

Las personas de tu equipo directivo deben tener habilidades complementarias. Los mejores ejecutivos se aseguran de contratar a los mejores profesionales para cada área del negocio. No debes dudar en contratar a personas que tengan más conocimientos que tú en sus respectivos sectores.

También debes considerar tus recursos externos como parte de tu equipo. Desde un punto de vista práctico, necesitarás técnicos, vendedores y gestores, un abogado, una empresa de contabilidad y ayuda en marketing o relaciones públicas.

Para llegar a los clientes de forma rápida y eficaz, considera la posibilidad de contratar a especialistas en marketing desde el principio. Aunque a veces se pasa por alto el marketing, es vital para el éxito de cualquier empresa.

3. Ten en cuenta el camino que tendrás que recorrer

Evita quedarte atascado en la lucha contra los incendios y perder de vista tus objetivos a largo plazo. Haz una lista de todo lo que tienes que hacer a corto y medio plazo, sobre todo si esperas un crecimiento rápido. Para ayudarte a gestionar esa expansión, debes investigar todas las opciones accesibles, como la compra o el alquiler de locales, mobiliario y equipos. También puedes pensar en externalizar ciertas actividades, como los recursos humanos, en lugar de gestionarlas internamente.

Tendrás que considerar elementos de crecimiento como la energía y los recursos, las materias primas, los salarios, la financiación y los requisitos técnicos en el futuro. 

4. Asegúrate de que tu financiación está en buena forma

Las startups suelen financiarse con los ahorros personales de los fundadores (así como con los ahorros de familiares y amigos). Sin embargo, en muchas circunstancias puede ser necesario contar con dinero externo, como inversores privados, fondos de capital riesgo, fondos de ayuda u organizaciones de financiación de la economía social.

5. Aprovecha tu tiempo

La mayoría de las empresas necesitan tiempo para establecerse, por lo que habrá momentos en los que el negocio sea lento. La idea es aprovechar bien ese tiempo de inactividad, por ejemplo, mediante la creación de redes. 

Presentarse a un concurso de planes de negocio para jóvenes empresarios, participar en ferias o exposiciones, y aprovechar la comunidad empresarial para unirte a una organización de negocios o a una asociación profesional, son tres estrategias de creación de redes que pueden ser adecuadas en función de tu situación.

6. Resolver los problemas

Hay varias normas, algunas de ellas muy técnicas, que deben cumplirse para que tu empresa siga existiendo. Por ejemplo, debes decidir la estructura jurídica de tu empresa, crear un sistema de contabilidad y cumplir las normas que regulan las prácticas laborales, la seguridad y la salud en el trabajo y la formación.

Puedes constituir una empresa en tu propio nombre en el ámbito empresarial e industrial. Un grupo puede formar una sociedad registrada o una empresa incorporada, cada una con su propio conjunto de normas, beneficios y obligaciones. 

Si tienes varios socios, debes redactar un acuerdo de accionistas para establecer un código de conducta común. También puedes formar una cooperativa o una organización sin ánimo de lucro.

Asegúrate de patentar tus ideas o, al menos, de protegerlas con un derecho de autor, una marca registrada o un secreto comercial. Es posible que estés infringiendo los derechos de otra empresa en este sentido. 

7. Presenta un plan orientado al negocio

Asegúrate de que tu plan de negocio incluye todo lo anterior. Tu estrategia debe ser breve, clara y definir con precisión tu proyecto empresarial. Como se trata de tu visión, escríbelo tú mismo. Prevé varias reescrituras antes de llegar al plan definitivo. 

No tengas miedo de pedir ayuda si la necesitas. Enséñalo a especialistas como contables y abogados, así como a otros empresarios de éxito. Recuerda que un plan de empresa es más que un simple documento contable; debe vender tu concepto a una posible institución financiera.